El Cerro de los Valores, un lugar en el que se respira paz

Constructores de paz

LUN, 08/02/2016 - 07:30

Transformación es la palabra que mejor define al Cerro de los Valores, un lugar mágico en el que el trabajo en equipo y la cultura de paz se evidencian día tras día.

Limpiar la maleza, recoger los escombros y empezar a hacer senderos en un cerro de la ciudad de Medellín fueron los primeros pasos para que un lugar que por 15 años había servido de trinchera para la violencia se convirtiera en un espacio de reconciliación para la comunidad.

En el barrio Caicedo las Estancias, comuna 8 de Medellín, el miedo y la zozobra de transitar cerca de un lugar representativo de la violencia se transformó en un proyecto integral enfocado a la preservación y cuidado del medio ambiente para toda la ciudad. En el que la reconstrucción del tejido social fue la puerta para que todas las personas del barrio y la ciudad llegaran a aportar a la construcción de paz.

El nombre del Cerro de los Valores nace de la misma comunidad, quienes percibían que ahí se estaba recuperando la solidaridad, la humildad, el valor de la perseverancia y del trabajo.

Desde 2004, año que empezaron a limpiar el cerro y a edificar un lugar para la construcción de paz, este ha ido creciendo en términos de participación ciudadana y labor social. Hoy en día dispone de una huerta agroecológica comunitaria, mariposario al aire libre, compostaje, vivero y mantenimiento de zonas verdes.

Uno de los proyectos más importantes que tienen actualmente es el tratamiento de residuos sólidos, un servicio de sensibilización y captación de materiales que ofrecen a 1.000 viviendas en el barrio. Los días martes y viernes recogen todo el material reciclable para realizar la clasificación y el material orgánico para transformarlo en abono, con esto, contribuyen a la sostenibilidad ambiental del planeta.

La huerta también es un lugar muy importante del Cerro, en ésta la comunidad siembra lechuga, brócoli, acelga, cebolla, cilantro y plantas como margaritaamarilla, besitos, coleos, tangos y  otras. Tanto las personas encargadas del Cerro, como la comunidad en general, hacen parte de esta construcción de la huerta y pueden beneficiarse de los productos que entre todos cultivan.

Colegios, universidades, personas de la ciudad y hasta extranjeros han ido al Cerro a recibir talleres ambientales. Por ejemplo, los universitarios que han llegado hasta este lugar valoran mucho la experiencia de aprender desde la vivencia. Conocer cómo se clasifican los materiales, ir al mariposario y ver las plantas hospederas para atraer mariposas son algunas de las actividades que pueden realizarse.

La construcción de paz que se vive en el Cerro no solo nació por lo que representa este lugar para la comunidad, también por quienes son sus creadores. José Joaquín Calle Ramírez, fundador y promotor de la cultura de paz en Caicedo, fue un excombatiente que decidió darle un giro a su vida y aportar su granito de arena para reconstruir la sociedad de su comuna, sin imaginarse que llegaría a intervenir en la transformación social de toda la ciudad.

No solo Joaquín hace parte de este nido ambiental como él lo llama, sus compañeros de trabajo también son excombatientes, por ejemplo, Luis Arias  es el encargado de diseñar las figuras que dan vida al Cerro. Él diseña los bosquejos en un papel y con ayuda de sus compañeros y de la comunidad empiezan a crearlas con hierro, costal y a pintarlas con aerógrafo.

“Nosotros estamos dando un ejemplo muy importante y es que existe otra faceta de la justicia que es el derecho a la oportunidad. Todo el mundo comete errores y este es un referente de que todo es posible, nosotros dejamos las herramientas militares y cogimos las herramientas de trabajo y ahora lo estamos demostrando”. José Joaquín Calle.

La contribución del Cerro de los Valores al desarrollo de la comunidad y la ciudad se ha visto exaltado a nivel local e internacional, con reconocimientos en concursos como el del Alumbrado Navideño de EPM y Teleantioquia, en el que han sido 3 veces ganadores. Han recibido 4 premios por parte de la Secretaría de Medio Ambiente en el programa Hagamos de Medellín un Jardín de flores. El Consejo de Medellín los reconoció con el premio Orden al Mérito Don Juan del Corral y desde México recibieron la visita de un alcalde municipal para conocer el trabajo que se estaba realizando en el Cerro y los catalogaron como un ejemplo de inclusión social.

Esta comuna era conocida como una de las más violentas de Medellín y debido a proyectos como este, es posible demostrar que se puede construir paz desde nuestras realidades más cercanas.

Si una comunidad como la Villatina puede compartir con las personas que antes hacían parte del conflicto, tú también puedes aportar a la construcción de paz.

Comentarios

STRWARD comentó el 22 / 02 / 2016

EXCELENTE EL PROCESO DE RECONSTRUCCION DE LA CIUDAD

Daira diaz ochoa comentó el 24 / 02 / 2016

Interesante trabajo

jose Enrique comentó el 02 / 03 / 2016

Me parece un gran progreso no solo para la ciudad de medellin; sino también para toda colombia

Alex Pinto comentó el 07 / 03 / 2016

Es un trabajo social que se debería diversificar en toda Colombia.

gloria Dinora comentó el 07 / 03 / 2016

Excelente trabajo empezamos con medellin y así vamos x toda mi linda colombiá,Dios quiera sigamos adelante en las otras ciudades,

Maria comentó el 23 / 03 / 2016

Los amo

sebas comentó el 31 / 03 / 2016

Jmm

Añadir nuevo comentario

Déjanos tu comentario

Tu opinión aportará a la reconstrucción del tejido social de nuestro país, recuerda que todos somos constructores de paz.