Deporte y reconstrucción en el postconflicto colombiano

Imagen columnista: 
POR

Beatriz Mejía

Directora de Grupo Internacional de Paz. Consultora en al ámbito de la prevención social del delito. Perfil año 2014 en Fuerzas de Cambio II. Reconociendo la Contribución de las Mujeres de América Latina y el Caribe al Desarme del Centro Regional de las Naciones Unidas para la Paz, el Desarme  y el Desarrollo en América Latina y el Caribe UN-LIREC. 

Region: 
Medellín-Antioquia
Mar, 05/04/2016 - 09:37

En nuestro país, a lo largo y ancho del territorio, las dinámicas del conflicto han afectado a las comunidades en todas sus dimensiones, con especial destrucción de vínculos y lazos sociales, la confianza, la integración  y el respeto por el otro. El círculo de violencia ha afectado principalmente a niños, niñas y adolescentes que por décadas han sido expuestos a los riesgos del conflicto social que dejó en nuestro país el 12% de la población como víctimas directas. Hijos e hijas de padres inmersos en la guerra como militantes de grupos guerrilleros, paramilitares y militares o víctimas del accionar de los grupos armados al margen de la ley hoy están expuestos a repetir ciclos de violencia de no generarse procesos de reintegración y reparación social que favorezca la restauración de derechos en los miembros de comunidades que han sido marcados por años de sucesivas formas de violencia.

 

La seguridad, que tanto preocupa a los gobiernos, es solo un indicador de una sociedad sana. Mas allá de los mecanismos de control,  en el subsuelo de una ciudad o un municipio inseguro se esconden las heridas sin sanar de una sociedad y con ellas las generaciones que heredan las emociones sin resolver de sus padres y que carecen de herramientas para responder asertivamente a las situaciones de su entorno, generando en estos una condición de desesperanza al pensarse sin medios prácticos para cambiar su situación de vida.

 

Desde esta perspectiva y ad portas de un acuerdo de paz entre el gobierno y las guerrillas de las FARC, el gobierno deberá apostarle al deporte con enfoque social como mecanismo que aporta a la garantía de no repetición, en la medida en que proporcionan una estructura en un ambiente sin estructura, permite canalizar los miedos lejos de la agresión y promueve el uso de mecanismos institucionalizados de resolución de conflictos.

 

“Cuando las bases del desarrollo de la identidad son deficitarias, se incrementan las conductas de riesgo que buscan la satisfacción inmediata o la autoafirmación a través de acciones efímeras que dan sensaciones de logro y reconocimiento, aún cuando este sea de tipo negativo… En estas condiciones la juventud se hace vulnerable a la obtención de gratificaciones a través de conductas indiscriminadas --de corto alcance, inmediatas y accesibles” Krauskopf, D. (1994). No obstante, aunque estas estrategias preventivas dirigidas a individuos o a grupos particulares cobran especial importancia, es indispensable generar dinámicas comunitarias de integración alrededor de actividades que promuevan nuevos valores. De esta forma, las estrategias de prevención tendrán un mayor impacto en la medida en que el entorno ofrece condiciones para el cambio.   En esta lógica, el deporte en su función social se convierte en un medio a través del cual se crean y consolidan espacios para la participación, gestión adecuada de las emociones y la resolución de conflictos.  Si pensamos en la reconstrucción de un país, es necesario pensar en la transformación los patrones culturales en la comunidad a favor de la convivencia, lo cual se logra en la medida en que en las prácticas deportivas se promueven nuevas formas de socialización y trámite constructivo de conflictos, a través de la interiorización de principios que son trabajados tradicionalmente en el deporte y que encuentran en éste una forma lúdica para incorporarlos a las prácticas cotidianas. El deporte, se asume entonces, como un mecanismo privilegiado para el posicionamiento de nuevos valores comunitarios al servicio de nuevos logros colectivos.

Beatriz Mejía

Comentarios

<p>Paz, futbol y goles, se debe implementar como una politica&nbsp;publica posconflicto, no solo en el campo si no en las ciudades, suministrando&nbsp;la logistica necesaria y de buena calidad a los deportistas, entrenadores y de excelentes escenarios&nbsp;para el disfrute de los asistentes.</p>

<p>mis datos:</p>

<p>Aristobulo garcia Jerez</p>

<p>administrador publico ESAP, con vasta experiencia en el deporte aficionado.</p>

Añadir nuevo comentario

Artículos Relacionados

Por:
Paula Gabriela Torres

La paz empieza por casa

Allá en nuestro dulce hogar,

La guerra

Por:
Carlos Mendoza Soto

La red opina

Envíe su columna.