¿Cómo movilizar a los jóvenes a participar en la construcción de paz?

Imagen columnista: 
POR

Martha Botero

Profesión:  Administradora de Empresas - Estudiante de Antropología

Twitter:  @marthabotero

Region: 
Cali-Valle del Cauca
Lun, 04/04/2016 - 11:04

Los seres humanos, sin importar el grupo etario al que pertenezcamos, nos 

implicamos con aquello que nos genera satisfacción. Las actividades relacionadas 

con nuestros gustos, intereses y aficiones son por lo general un estímulo para la 

acción. Incluso, más que una remuneración económica.

 

Pues bien, desde mi perspectiva, los jóvenes se movilizarían a participar en la 

construcción de paz si encuentran en este proyecto elementos motivadores;  como 

la posibilidad de expresar sus inclinaciones artísticas, musicales, literarias, 

deportivas. Que la paz traiga consigo espacios donde sea posible la manifestación 

de sus intereses y apoyo para la divulgación de sus proyectos. 

 

Por otro lado, como animales sociales, los seres humanos necesitamos ser 

participes de, y reconocidos por un grupo, un colectivo, una tribu. Dado que 

durante la adolescencia y los primeros años de la  juventud es cuando se termina 

de formar nuestra identidad, es en estos momentos cuando más necesitamos del 

reconocimiento del grupo social. Motivarlos desde la inclusión y pertenencia a un 

colectivo que trabaje por la paz, otorgarles reconocimiento por su participación y 

compromiso serían formas de movilizar a los jóvenes para trabajar en la 

construcción de paz. Es necesario hacerlos sentir valiosos y que sus aportes son 

apreciados por la sociedad. Desde sus habilidades, talentos y conocimientos 

pueden ayudar al diseño de un nuevo país, lo que reforzaría su autoestima y 

autopercepción, elementos claves durante el proceso de formación.

 

También, es importante dar  a conocer de forma masiva y clara cómo inscribirse, a 

quién contactar y dónde preguntar acerca de los programas de construcción de 

paz en los que se pueden enganchar.

“Para ser partícipe de la paz, debo conocer en qué puedo contribuir” Nicol, 23 

años.

 

Para finalizar, me parece primordial visibilizar el conflicto de manera que los 

jóvenes de ciudades capitales, que sólo conocen los horrores de la guerra a través 

de los medios de comunicación o las redes sociales, se conciencien y sensibilicen. 

Narrar las historias de vida de los jóvenes que habitan las zonas afectadas por el 

conflicto, podría ser un catalizador que los anime a trabajar por la paz.

 

“A mí me motiva a construir paz, para no volver a vivir las cosas que vivimos en mi 

pueblo, ni que otros las vivan: como escondernos debajo de la cama o dormir en el 

suelo” Andrés, 27 años.

 

La guerra como la paz son producciones humanas, es el momento de crear las 

tecnologías para la reconciliación.

Martha Botero

Añadir nuevo comentario

Artículos Relacionados

Por:
Paula Gabriela Torres

La paz empieza por casa

Allá en nuestro dulce hogar,

La guerra

Por:
Carlos Mendoza Soto

La red opina

Envíe su columna.